Hoy acepto la responsabilidad de mi propia vida. Las dificultades que vivimos, las hemos diseñado con pensamientos negativos, sentimientos de rabia o de rechazo, y con emociones destructivas que nacieron en la mente y se instalaron en el corazón.

Ir al contenido