Hoy siento una gran satisfacción. Me libero de reclamos y reproches. Ya no culpo a nada ni a nadie, y alejo de mí, las críticas injustas e inútiles que no benefician a nadie. Uso el poder de mi mente para construir mi vida, y permitir que los otros hagan lo mismo.

Ir al contenido