Hoy la paz interior me permite ser una persona amorosa y respetuosa, que no anda por ahí, juzgando, criticando y atacando a los demás. Comprendo y acepto los errores como una necesidad de aprendizaje. Hago mi aporte cordial al mejoramiento propio y de los demás.

Ir al contenido