Hoy no soy víctima de nada ni de nadie, tampoco de las circunstancias, soy libre de tomar decisiones y actuar según mi parecer. Controlo mis emociones, cuido mis acciones y elijo muy bien las palabras que expreso a los demás.

Ir al contenido