Hoy me controlo y dirijo mis emociones hacia un estado de paz y tranquilidad. Perder la capacidad de autocontrol es un error lamentable y destructivo, que nos vuelve títeres de los demás y de las circunstancias.

Ir al contenido