Hoy abandono el enojo que me ha acompañado por muchos años, destruyendo momentos hermosos e importantes de mi vida. Cuando estamos enojados, herimos los sentimientos ajenos, somos tercos e irreflexivos, y dañamos incluso lo que amamos.

Ir al contenido