Hoy las heridas emocionales son el resultado de experiencias vividas desde temprana edad, en el contexto de las relaciones con quienes me rodean. Sin embargo, puedo sanarlas y liberarme de ellas, llenando mi mente y mi alma, de aceptación, perdón y paz.

Ir al contenido