Hoy suelto el deseo de culpar a otros por mis decisiones, sentimientos y emociones. Aunque los resultados sean contrarios a lo esperado, los  asumo, y acepto que soy responsable de ellos. Aprendo de cada lección.

Ir al contenido