Hoy solo podemos cosechar el fruto de las semillas que sembramos. Quien siembra envidia, rencores y conflictos, cosechará espinas y heridas dolorosas. En cambio, aquel que siembra amor y paz en su corazón, cosechará bienestar y felicidad.

Ir al contenido