Hoy el cielo y el infierno no son lugares físicos, sino estados mentales creados por nosotros mismos. Si tenemos paz interior viviremos en el cielo, en un estado de tranquilidad y confianza. Si somos agresivos y nos enojamos fácilmente, entramos al infierno y sufrimos sin remedio.

Ir al contenido