Hoy acepto y respeto los sentimientos de los demás frente a mis errores. Agradezco su paciencia y comprensión, sin abusar de ellos. Las personas pueden perdonar muchas veces, pero también cansarse y decidir partir, sin dar marcha atrás.

Ir al contenido