Hoy soy amable y respetuoso con todos, en especial con aquellos que hacen lo mejor para estar bien conmigo. La amabilidad y el respeto no son acciones de un día, son un estilo de vida. Abren las puertas que la soberbia y el orgullo cierran.

Ir al contenido