Hoy decido fluir naturalmente con la vida. No rechazo la tristeza porque me ayuda a reconocer la felicidad, ni tampoco el sufrimiento que me muestra el valor de la paz. No me quejo por la ausencia, porque me hace valorar la presencia. Acepto toda emoción con humildad.

Ir al contenido