Hoy la paz es el manantial que refresca la vida y el amor es el rincón del alma donde florece la verdadera felicidad. Sin paz no puede expresarse el amor sincero. Ambos van tomados de la mano y se alimentan mutuamente. Ellos son la base de toda conexión significativa.

Ir al contenido