Hoy acepto la vida como es, sin intentar cambiar las cosas o a las personas, según mi parecer. La aceptación inunda mi ser, de paz y amor, que son la varita mágica de la transformación personal, la confianza y autoestima.

Ir al contenido