Hoy decido vivir este día en paz, con el corazón lleno de amor y la mente en pos de la sabiduría. Cierro mis ojos a todo juicio, mis oídos a toda murmuración y mi lengua a toda maledicencia. Me alejo de cualquier acción equivocada, que pueda herir o dañar a otros.

Ir al contenido