Hoy la única cosa que podemos dominar es nuestra mente. Por eso es importante conocerla, cultivarla y guiarla hacia nobles intereses, alejándonos de complicaciones innecesarias y aceptando lo que escapa a nuestro control.

Ir al contenido