Hoy domino mis emociones y sentimientos. No me dejo controlar por ellos, ni sucumbo ante las circunstancias, aunque sean difíciles y dolorosas. Decido suavizar mi carácter, para que sea dulce y bueno, enfrentando con sencillez y sabiduría, cada situación de la vida.

Ir al contenido