Hoy el silencio es la más hábil y sabia decisión ante la injuria y el descontrol emocional de los demás. Nuestros ojos deben esquivar las acciones equivocadas, y nuestros oídos hacerse sordos a las palabras necias. Evitemos la crítica, la culpa y el juicio frente a los errores ajenos.

Ir al contenido