Hoy soy ecuánime y jovial. Todos tienen la libertad de actuar como lo hacen, y merecen mi atención y respeto. Tengo especial cuidado en conservar a mis buenos amigos, sin rechazar sus acciones y creencias, ni apasionarme por ellas.

Ir al contenido