Hoy reconozco que no soy dueño de las cosas, sino su administrador temporal. Evito alardear por mis posesiones, y elijo ser ejemplo de sobriedad, sencillez y buen juicio. Vivir de forma decorosa me permite disfrutar mis bienes, sin ostentar, ni caer en la arrogancia.

Ir al contenido