Hoy me alejo de la adulación y la pedantería. Elijo actuar con humildad, sabiduría y paz, para no participar en juicios y murmuraciones. No me dejo embaucar por las mentiras y los juicios dirigidos contra persona alguna. Dirijo mi atención a los asuntos propios y suelto los de otros.

Ir al contenido