Hoy clausuro el pasado con gratitud por las lecciones aprendidas. Enfrento el futuro con decisión y valentía, abrazando los cambios con determinación. En este nuevo año me propongo convertirme en un ser de paz, lleno de sabiduría y confianza en Dios, dispuesto a disfrutar la grandiosa vida que me espera.

Ir al contenido