Hoy me entrego a mis tareas habituales con gusto, amor y gratitud. La energía que me produce el amor por mis labores cotidianas, me recargan de entusiasmo, de paz y de alegría. La paz interior promueve en mi ser una conducta razonable y mesurada, que me llena de satisfacción.

Ir al contenido