Hoy vivo en paz, acepto la vida y cada una de sus lecciones, con valentía y confianza en mi capacidad de enfrentar sin temor, los desafíos. Rompo el ciclo del estrés diario, uso la meditación como instrumento liberador de tensiones y creador de paz. 

Ir al contenido