Hoy comprendo que es inevitable tropezar en el camino de la vida, con personas difíciles, ingratas y egoístas. Ellas son instrumentos valiosos para conocerme mejor, practicar la paciencia y fortalecer mi paz interior. Todos tenemos comportamientos erróneos qué corregir y superar.

Ir al contenido