Hoy cuando uso lo mejor de mí, abro las puertas de la paz interior, la felicidad y el amor. Al aceptarme como soy, dejo de juzgarme y de tratar de aparentar; puedo usar mis verdaderos valores, reconocer mis fortalezas, crecer internamente y ser coherente. 

Ir al contenido