Hoy comprendo que ciertos valores externos, producen conductas autodestructivas y moralistas, que pueden confundir no solo el ser con el hacer, sino el producto, con el proceso de vida. A su turno, los buenos valores internos, generan resultados deseados. 

Ir al contenido