Hoy decido liberarme de la programación externa. Cada vez que me aburro, que sufro, que me enfurezco o deprimo por algo, mi mente está manipulada, respondiendo a una programación. Con frecuencia, nuestra mente es programada negativamente, sin que lo sepamos.

Ir al contenido