Hoy mi paz interior y mi felicidad dependen de mí, no de quién esté a mi lado, ni de cuánto dinero tenga en el banco o de los sucesos externos. Paz interior y felicidad son condiciones únicas, que solo podemos construir por nosotros mismos.

Ir al contenido