Hoy y cada día de mi vida, afirmo lo que deseo y lo agradezco de corazón, como si ya lo tuviera. Cuando pensamos y afirmamos algo, se trata de ideas que salen de nosotros, y retornan convertidas en experiencias que habremos de vivir, aunque ni siquiera nos demos cuenta de haberlas creado.

Ir al contenido