Hoy renuncio a comparar mis habilidades con las de otros. Cada ser humano es diferente, y todos, sin excepción, estamos llenos de cualidades y valores únicos. Al compararnos, desperdiciamos nuestra energía en eso que creemos que no tenemos y otros sí, en vez de ocuparnos en desarrollarnos y crecer.

Ir al contenido