Hoy no sufro por los logros ajenos; por el contrario, los celebro con genuina alegría. Opacar a los demás no hace que mi luz brille más. Todos tenemos habilidades y fortalezas por desarrollar, y podemos hacerlo sin apagar la luz ajena. Para crecer, solo hay que ser, y dejar que otros también lo hagan.

Ir al contenido