Hoy me libero de la falsa idea de que los conocimientos académicos, los estudios, títulos y cargos, definen quién soy. Esta idea conduce a la competencia desmedida, que genera frustración y sufrimiento. Lo que realmente me define es mi capacidad de actuar con amor y vivir en paz.

Ir al contenido