Hoy disfruto lo que hago y alejo de mi vida el ideal de perfección. Enfocar la energía en ser o hacer las cosas de manera perfecta, solo trae frustración. Realizo mis actividades diarias con profundo amor y satisfacción, agradeciendo la dicha de servir y aprender cada día más.

Ir al contenido