Hoy el mundo actual nos lleva a vivir en un estado de constante ajetreo y desconexión con el presente. Tanto movimiento, afán y estrés nos distraen y confunden, llevándonos a olvidarnos de lo más importante que tiene el ser humano: su paz interior. Decido recuperar mi paz.

Ir al contenido