Hoy acepto que cuando nos dejamos dominar por el ego, empezamos a imponer nuestra voluntad, a no respetar ni escuchar a los demás. Muchas veces el ego nos hace actuar de manera errónea, porque teme amar, se defiende y agrede. Decido amar y estar en paz.

Ir al contenido