Hoy dejo que la paz y el amor me guíen. Puedo cerrar mis ojos y caminar en la oscuridad, con la seguridad de que siempre hallaré el camino correcto, y seré conducido hacia mi mayor bien. Todos tenemos una brújula interna, que pocos conocen y escuchan.

Ir al contenido