Hoy acepto la sabiduría de mi consciencia, que me guía continuamente. Escucho lo que tiene que decir, observo los sueños y las visiones que pasan por mi mente, en total paz y armonía, y respondo a ellos desde mis sentimientos más profundos y conmovedores.

Ir al contenido