Hoy sé que puedo crear mi propio paraíso de abundancia, y encontrar en mí, un rincón de armonía, serenidad y calma. La paz proviene de adentro, y para obtenerla debo domar los pensamientos desequilibrados que me alteran y me impulsan a la agresividad, la queja y el temor.

Ir al contenido