Hoy cuido mis pensamientos, sentimientos y emociones. Ellos hacen parte de mi mundo interno, donde se gestionan la estabilidad emocional y las actitudes acertadas. Si me descuido, y no alimento con paz y amor mi mundo interno, puedo perder el control y fácilmente caer en acciones desatinadas.

Ir al contenido