Hoy recapacito y me arrepiento profundamente de todo lo que me he quejado en el pasado. Reconozco que soy un ser privilegiado por tener la capacidad de pensar, sentir, actuar, escoger y decidir mi vida. Agradezco con humildad y sabiduría, la oportunidad de haber nacido y el poder de ser feliz.

Ir al contenido