Hoy me expreso positivamente, tomo consciencia de mi poder y del uso que le doy. Las situaciones que enfrento en la vida, las he creado, pero por miedo, renuncio a mi poder, culpando a otros de mis frustraciones y mis malas decisiones. Nada ni nadie tiene poder sobre mí, salvo que yo se lo otorgue.

Ir al contenido