Hoy comprendo que siempre estoy en el lugar adecuado. Las flores, los árboles y la naturaleza siempre están en el lugar correcto. Las estrellas y los planetas están en su órbita perfecta, según el orden Divino. De igual forma, yo también lo estoy. Agradezco y acepto el lugar perfecto donde me encuentro.

Ir al contenido