Hoy reviso mis creencias, observo cuáles son mis pensamientos dominantes y mis temores recurrentes. Cambiar mis creencias no es un proceso de la noche a la mañana, pero con esfuerzo y dedicación puedo lograr la transformación profunda que deseo. 

Ir al contenido