Hoy reconozco dos fuerzas que controlan al ser humano: Una es el poder del amor, que nos impulsa al servicio y a la conexión con nuestra divinidad. La otra es el amor al poder, una fuerza egoísta que busca dominar y controlar. Mi elección determinará la calidad de mi vida y la felicidad que experimento.

Ir al contenido