Hoy reconozco que el fuego de mi ira, me quema solo a mí. Decido sanar mis heridas, dejar de culpar a otros y aceptar sin sufrir, que todos cometemos errores. Cuando estoy en paz evito conflictos; cuando me enojo, los alimento.

Ir al contenido