Hoy cuando me siento herido u ofendido por algún comportamiento ajeno, reconozco mi amargura y frustración, sin juzgarme. Comprendo que tengo derecho a sentir y a escuchar mis emociones, sin atacar a los demás, ni reprocharme. Me acepto y me respeto tal como soy.

Ir al contenido