Hoy la fuente de dificultades y tristezas no es la muerte, tampoco el dolor, la enfermedad o la soledad. La fuente única de lo negativo que nos sucede, es nuestra propia mente. En ella construimos un cielo hermoso para vivir, o un infierno tenebroso en el que no paramos de sufrir.

Ir al contenido