Hoy mi paz interior no es un golpe de suerte, es el resultado de un proceso de transformación voluntario. La paz incluye aprender a controlarnos y a responder serenamente. Detener nuestros impulsos a tiempo y no perder el control, evita conflictos y dificultades innecesarios. 

Ir al contenido